Je ne suis pas la Lumière.

No soy la luz. Soy un hombre hecho de barro enfermo, una cicatriz en cada omóplato. Pertenezco al caos, a la eterna y revuelta marea de la vida. Pertenezco a la caída libre y eterna. Perdónese la sinceridad, escúpaseme en la mitad en la vía si el público así lo gusta, pero esto (masa informe de una masa negra sin huesos) esto es lo que soy ahora.

No hay comentarios.:

Mi foto
1979. Durango. Uno de los mayores exponentes de nada en especial. El jugador más importante en su entorno inmediato. Detractor acérrimo y amante ingenuo de la existencia.